Dinero

Independencia financiera en 4 sencillos pasos

09 octubre, 2020 - por Candela

4 min

¿También sueñas con la independencia financiera? Ya sea para prejubilarte, viajar por el mundo el resto de tu vida o no tener que pensarlo dos veces antes de hacer una compra: la libertad financiera es una meta muy razonable. Querer es poder pero… ¿Qué es exactamente y cómo se alcanza esta libertad? Quédate para descubrirlo...

¿Qué es la independencia financiera?

Empecemos por el principio: la independencia económica es distinta para cada persona. Por eso es una meta alcanzable: eres financieramente independiente cuando ya no tienes que ganar dinero continuamente para poder pagar la vida que llevas, si no que puedes permitirte ese nivel de vida y ahorrar al mismo tiempo. ¡Y el tipo de vida que tienes puede ser muy distinto al de los demás! Si tu sueño es vivir en una cabaña en la montaña con un huertito, necesitas menos dinero para ser financieramente independiente que alguien que quiere cenar caviar entre semana. 

Estos son los dos extremos, pero lo que quiero decir es que la viabilidad de la independencia financiera depende en gran medida del nivel de la vida que quieras llevar. Si tienes suficientes ingresos pasivos (ingresos para los que no tienes que trabajar o invertir mucho tiempo o dinero para generar) y activos (sueldo) para cubrir esos gastos, ya eres independiente económicamente. 

Tu plan de 4 pasos para la independencia financiera 

Por supuesto, no te vuelves independiente económicamente de la noche a la mañana. Sin embargo, los primeros pasos hacia la libertad financiera son más sencillos de lo que se suele pensar. Si sabes cuánto dinero necesitas al mes para hacer todo lo que quieres hacer, puedes empezar con buen pie.

Paso 1. Construir un colchón económico

En general, tus ahorros deberían ascender a una cantidad similar a entre tres o seis meses de salario, para gastos imprevistos, reveses financieros, pérdidas de ingresos, etc. ¿Ya tienes estos ahorros arreglados? ¡Perfecto! Ya has dado el primer paso hacia la independencia financiera. 

Si todavía tienes que sembrar una buena cosecha, reserva una cantidad fija por mes siguiendo principios como la regla del 50-30-20 para dividir tus ingresos en diferentes categorías cada mes. Y poco a poco te irás acercando a esa independencia, ¡no te desanimes!

Paso 2. Cubrir gastos básicos

¿Puedes cubrir tus gastos de vida, seguros, comida y menesteres y otros gastos fijos con tus ingresos y al mismo tiempo ahorrar un poquito? Entonces ya hablamos de seguridad financiera: el escenario en el que has acumulado suficiente capital para poder pagar todos tus gastos imprescindibles y seguir ahorrando. 

Para eso necesitas saber cuánto dinero gastas en estas categorías. ¡Que no cunda el pánico! Un presupuesto básico es fácil de hacer: por ejemplo, Excel ofrece hojas de cálculo gratis en la que los gastos más comunes ya están incluidos para que solo tengas que añadir las cantidades. ¡Viva la tecnología!

Paso 3. Ponle precio a tu felicidad

Algunas cosas en esta vida no tienen precio... pero también hay muchas otras que te pueden hacer feliz y por desgracia sí hay que pagar por ellas. Por ejemplo los deportes, gimnasio, viajar, comer fuera, amueblar tu casa y hasta adoptar una mascota: muchas cosas que nos hacen felices tienen precio. Por eso, además de los recursos financieros para cubrir tus gastos fijos, también necesitas un plan financiero para cubrir todos estos gastos que te trae felicidad. 

Calcula lo que gastas por mes en todas esas cosas que no son necesarias, pero que te llenan de alegría. Si puedes permitírtelas y llegar a fin de mes sin problemas, ya estás más cerca de la independencia financiera. ¡Qué emoción!

Paso 4. Libertad financiera

La libertad financiera total es el estado financiero definitivo con el que probablemente todos soñamos en algún momento. Es la más difícil de alcanzar para la mayoría de personas, porque requiere planes estratégicos y a largo plazo. ¡No esperes alcanzarla en un día, porque es imposible! 

Cuando llegues a este punto, además de cubrir los gastos de tu nivel de vida actual, también podrás pagar nuevos planes y compras, sin tener que trabajar por ello. Podrás financiar un viaje o un coche nuevo con tu flujo de dinero pasivo. ¿Cómo? Tienes que generar ingresos pasivos elevados, bien con la inversión o con otros tipos de ingresos. 

Por eso decimos que no es tan fácil llegar a este último paso… Pero tampoco es imposible. Si empiezas pronto y diseñas un plan realista, es muy posible alcanzar unos ingresos pasivos respetables y seguir adelante desde ahí. ¡Todo es cuestión de empezar! 


Ten en cuenta que invertir implica riesgos y que puedes perder (una parte de) tus inversiones.

¿Tú también quieres invertir?
Empezar es aún más fácil de lo que crees.

Descargar PeaksDescargar Peaks
Compartir

Sobre Candela, la autora

Candela (24) es esa amiga a la que llamas cuando necesitas poner tu vida en orden o que te arrastre a una clase de pilates. En Peaks escribe sobre inversiones para mortales y te da los mismos consejos financieros que le daría a sus amigos entre un par de cañas.

Puede que también te resulte interesante:

Dinero5 min

7 consejos financieros que te ahorrarán 5.000 euros al año

06 octubre, 2020 - por Candela

Sergio Falla, analista financiero: para empezar a invertir, primero tienes que conocerte a fondo

17 septiembre, 2020 - por Candela

Up es el blog de Peaks, la aplicación con la que invertir es pan comido. Aquí, en nuestro blog, escribimos sobre finanzas personales, dinero e inversión para nuestros Peakers. ¡Y también para todo aquel que quiera aprender un poco más sobre este mundillo!

¿Aún no te has hecho Peaker? Descarga la aplicación (¡y pruébala gratis durante los primeros 3 meses!)

Esta página web la administra Peaks BV., una empresa con licencia por la Autoridad Holandesa para los Mercados Financieros (AFM) y sede en Schipluidenlaan 4, Ámsterdam. Has de tener en cuenta que invertir siempre implica riesgos y el valor de tus inversiones puede fluctuar. Además, recuerda que los resultados obtenidos en el pasado no son ninguna garantía para el futuro.